Define tus piernas y reduce cartucheras y flancos fácilmente

Hace ya unas semanas hablamos de como podíamos tornear las piernas sin salir de casa ni tener que pisar un gimnasio, pero y si pudiéramos definir nuestras piernas a la vez que reducimos las indeseadas cartucheras y los odiados flancos?
Ambas zonas son de las más rebeldes y moldearlas cuesta muchísimo más que otras partes de nuestro cuerpo, pero, la buena noticia es que se puede y no es nada que no se pueda conseguir con un poco de esfuerzo y constancia.

Tanto las cartucheras como los flancos tienden a aumentar a la mínima que cogemos algún kilo de más, pero, aunque los perdamos, se resisten a desaparecer.
Para ello es indispensable combinar ejercicio con una alimentación equilibrada y saludable.

El ejercicio que hoy os traigo es de los más completos, trabaja las tres zonas: piernas, cartucheras y flancos, y, además, al mantener los glúteos apretados durante el ejercicio también sirve para ellos, aunque es menos intensivo que los que publiqué el otro día.

sentadillas tipo sumoSe puede realizar adaptando el nivel de dificultad a nuestro estado físico y hacerlo con las piernas más o menos cerradas, partiendo de la sentadilla típica, hasta llegar al Grand Plié de ballet.
Para hacerlo correctamente debemos prestar especial atención a mantener la espalda bien recta y los glúteos apretados, tal y como se explica en el gráfico. Es más importante mantener una buena posición que conseguir bajar mucho, así que despacito y con buena letra.

¿Qué hacemos con los brazos? pues al principio y si lo nuestro no es el equilibrio, mejor doblarlos y cogernos la cintura, después podemos ir improvisando o incluso combinarlo con ejercicios de brazos que intentaré publicar alguno pronto, ya que habéis sido varias las que me lo habéis pedido.

Como siempre, la cantidad de repeticiones es orientativa, cuando veáis que las hacéis sin esfuerzo, podéis ir aumentándola poco a poco.

Y ya sabéis, si tenéis cualquier duda no os la guardéis, preguntad! Intentaré responderos lo antes posible y aclarárosla.


Espero que os haya resultado útil el post de hoy y nos vemos el miércoles!


Todo lo que necesitas saber sobre los Smoothies Verdes

smoothie verde con fresasSeguro que alguna vez has oído hablar de los Green Smoothies, los batidos de las famosas para mantener la silueta y tener la piel radiante.
En Nueva York son muy populares e incluso hay establecimientos especializados en su preparación.

Pero qué son los Green Smoothies?

Son unos batidos que combinan frutas y vegetales, de ahí lo de verdes, aunque pueden ser de cualquier color, esto depende de la fruta que utilices.
Adicionalmente, también se les puede añadir algo de proteína incorporándoles un yogur desnatado, queso fresco batido desgrasado, o sobres de proteína en polvo.

Cuáles son sus beneficios? De verdad funcionan?

Suelen utilizarse para depurar el organismo y como inyección de vitaminas.
Mantienen nuestro cuerpo perfectamente hidratado, combaten la retención de líquidos y nos ayudan a eliminar toxinas.
También van genial para regularizar nuestra actividad intestinal, ya que aportan mucha fibra.
Como resultado de todo ello, en seguida se nota una gran mejoría en la piel, que estará más hidratada y luminosa, y una pérdida de volumen considerable.

¿Qué si funcionan? yo cada vez que tengo una ocasión especial me tomo un par el día antes, dejan una piel preciosa, deshinchan un montón y tienes la sensación de tener el cuerpo más definido.
Además, es una buena forma de asegurarte de tomar la cantidad diaria recomendada de fruta y verdura.

También se utilizan como Plan Detox, sustituyendo todas la comidas por batidos durante un día o un máximo de 3, si se desea intensificar sus efectos.
En este caso, es imprescindible añadirles proteínas a los batidos, de lo contrario perderíamos masa muscular y aparecería la tan temida flacidez.

preparación smoothie¿Hay que seguir recetas concretas? Qué necesito para prepararlos?

Esto ya es una opinión personal, pero, desde mi punto de vista, la base de cualquier Smoothie verde se debería componer de:

    > vegetales frescos de hoja verde (espinacas frescas, canónigos, rúcula, lechuga, etc).
    > un poco de jengibre fresco.
    > el zumo de medio limón.
    > plátano no muy maduro o manzana.
    > fruta de tu elección.
   > cubitos de hielo al gusto.

A partir de ahí puedes añadirle lo que tu quieras; si quieres darle más frescura, un poco de pepino le irá genial, yo siempre se lo pongo; si haces mucho deporte, le puedes incorporar media zanahoria y un puñado de frutos secos; y, si tienes el día goloso, una cucharadita de cacao en polvo sin azúcares añadidos le dará un toque diferente.

Lo que si recomiendo es aprovechar la fruta de temporada, es mucho más barata y de más calidad y, además, es cuando tiene mejor sabor. Ahora que es temporada de fresas, ya sabes, aprovecha!

A parte de los ingredientes, necesitarás una batidora americana de las de vaso para triturarlos.
Si tienes una licuadora también sirve, aunque perderás mucha fibra.
Una batidora de brazo haría el apaño, pero es mucho más limpio y fácil de hacer con las de vaso.
Y, si tu aparato no tiene suficiente potencia, añádele un poco de agua o yogur para facilitar el triturado.

smoothie granizado¿Me lo tengo que beber todo en el momento? Puedo guardarlo?

No hace falta que te lo bebas todo de inmediato, puedes congelarlo en un molde para cubitos como conté, y tenerlo siempre listo en el congelador.
Cuando quieras tomarlo, sólo tendrás que triturar los cubitos con un poco de líquido, que puede ser agua , yogur o queso fresco batido. Y, si te apetece, hasta puedes tomártelo como un granizado.

¿Te has quedado con dudas? 

Aquí puedes seguir leyendo más sobre ellos y en este otro post podrás encontrar recetas para hacerlos.


¿Ya los conocías? los has probado? como te van? qué combinaciones sueles hacerte? tienes alguna receta favorita?




¡Hasta el miércoles!



Plan Detox de 4 días

¿Qué tal ha ido la Semana Santa? Aquí en Catalunya hoy aún estamos de vacaciones, aunque mañana no nos libraremos de la vuelta a la rutina y a los madrugones.

La vuelta a la rutina siempre suele dar pereza, y, aunque se note menos cuando las vacaciones son cortas, en Semana Santa tampoco nos olvidamos de ella.

Durante las vacaciones desconectamos, cambiamos un poco nuestros horarios, y, habitualmente comemos bastante más de la cuenta. 
Cuando más se nota es en Navidades, que se juntan un montón de reuniones familiares entorno a la mesa, pero, sean en la época que sean, las vacaciones van acompañadas de una relajación general de nuestros hábitos alimenticios

Unas tapitas con amigos, ir a tomar una copa después de cenar, algún que otro dulce típico de estas fechas, el primer helado de la temporada para celebrar el buen tiempo, y un largo etcétera…
Todo esto termina pasándonos factura y esta llega cuando retomamos nuestras rutinas.

Lo ideal sería no dar pie a esto, relajarnos un poco durante las vacaciones, pero sin comer como si no hubiera mañana
Comer un poco de todo sin repetir e intentar compensar los excesos del mediodía con una cena más ligera, y, os aseguro que, terminaríamos las vacaciones sin sentirnos como si tuviéramos un globo en el estómago y con la báscula en el mismo número que la dejamos.

No obstante, lo hecho hecho está, así que, si esta Semana Santa te has pasado un poco, has cogido un poco de peso o te sientes hinchada; tranquila, tiene remedio, en menos de una semana tu silueta volverá a ser la que era antes de las vacaciones.



Para lograrlo, te propongo un Plan Detox de 4 días con el que te deshincharás y perderás volumen y algo de peso.
El Plan Detox no es una dieta, las cantidades de los alimentos permitidos son libres, aunque no es plan de pasarse, y no está diseñado para seguirlo durante más de 4 o 5 días.

¿Para quién es adecuado?

Es adecuado para personas que habitualmente ya llevan una dieta equilibrada y que quieren compensar los excesos tras las Navidades, las vacaciones, o, la hinchazón producida por la menstruación.

¿Sirve para perder peso? Cuánto peso puedo perder?

Es adecuado para pérdidas de peso inferiores a los 4 kilos, pero, para evitar el tan odiado efecto rebote, es necesario mantener una dieta equilibrada una vez terminado el Plan Detox.

¿Para quién no es adecuado?

Para personas que necesiten perder mucho peso, aunque puede ser una buena forma de motivarse a empezar una dieta, o si no estás segura de que sepas llevar una alimentación equilibrada una vez terminado el Plan Detox.



A parte de los alimentos que figuran en la tabla, qué puedo tomar más? Están permitidos los aliños? Qué métodos de cocción puedo usar?

Debes beber por lo menos 2 litros de agua al día. Si te da pereza beber, siempre puedes aromatizar el agua o tomar más infusiones o te.

Todas las especies están permitidas a excepción del curry

Si eres de las que no puede concebir comer ensalada sin aliño, puedes aliñarla con un poco de vinagre de manzana y zumo de limón. Cuatro días sin aceite de oliva tampoco son ninguna eternidad.

Puedes cocinar las carnes a la plancha o al horno y, para los vegetales, también puedes optar por cocer al vapor o hervir



¿Por qué las indicaciones del menú son tan generales?

Porque, para no tener sensación de dieta, es muy importante variar la preparación de los platos, adaptándola a nuestros gustos, y ponerle imaginación.
Habrá a quien le encante un revuelto de judías verdes con huevo duro, y, sin embargo, otra persona preferirá una tortilla de judías verdes.
Yo sólo te pongo los ingredientes, tu eliges como prepararlos y mezclarlos! 

Por ejemplo, puedes optar por comer una ensalada de hojas verdes con apio, como guarnición de una pechuga de pollo a la plancha, y de postre manzana; o, una única ensalada con manzana y pollo haciendo un mix light entre la ensalada Waldorf y la Cesar.

¿Estás harta de ensalada? puedes hacerte un tomate relleno de ternera con algo de espinacas picadas junto a la carne bien especiada. A que resulta más apetecible así?

¿Te has quedado con alguna duda?

No te la guardes, pregunta y, si te animas a probar el Plan Detox, ya me contarás qué tal te ha ido y si los resultados han sido los esperados!



Nos vemos el miércoles!



Este post participa en la fiesta de enlaces número 63 de Personalización de Blogs










Cómo reducir la parte interna de los muslos

Uno de los temas por los que me soléis preguntar más, a parte de cómo conseguir un abdomen plano, es por el famoso huequito entre los muslos y cómo reducirlos.
Anteriormente, ya he publicado algunos ejercicios relacionados con el tema, como este ejercicio para tonificar, definir y reducir los muslos o este otro ejercicio para reducir cartucheras y muslos mientras defines tus piernas.

Pero hoy os traigo un ejercicio nuevo que no puede ser más fácil y rápido de hacer, así que os reto a probar de hacerlo a diario, o en días alternos, y veréis como pasados unos días empezáis a ver los resultados!

Os dejo con el ejercicio a continuación y, ya sabéis, si tenéis cualquier duda al respecto no os la guardéis y preguntad!! Estaré encantada de resolveros todas las dudas que puedan surgir tan pronto como me sea posible.
Y, si lo que queréis es algo totalmente personalizado y adaptado a vuestras necesidades, tenéis disponibles los servicios de entrenamiento a distancia y coaching nutricional.

ejercicio para reducir la parte interna de los muslos



¿Te animas a probarlo? Ya lo has probado? Nos cuentas qué tal te ha ido? 
¿Para qué zona os gustaría que fuera el ejercicio del próximo mes?


Esto ha sido todo por hoy, nos vemos el viernes!!

Consejos para hacer ejercicio en casa y no dejarlo en el intento

En el blog suelo publicar ejercicios que podéis hacer perfectamente en casa, la semana pasada vimos uno para trabajar la parte interna de los muslos, y en otras ocasiones he publicado otros más enfocados, a piernas, abdomen, glúteos y pecho.

Pero, hacer ejercicio en casa no es como hacerlo en el gimnasio, hay muchísimas más distracciones y encima no tenemos la presión de estar pagando el gimnasio y haber ido hasta allí para perder el tiempo, con lo que es mucho más fácil que la vagancia y la pereza nos puedan.

Además, al no estar en una clase dirigida en la que nos pueda corregir el profesor, o, no tener ningún entrenador cerca al que poder preguntar aquellas dudas que nos surjan, hay algunos aspectos que debemos tener en cuenta si no queremos terminar lesionándonos.

Así que, en base a todo esto, he pensado que sería interesante hacer un post con algunos consejos para hacer ejercicio en casa sin dejarlo en el intento ni lesionarse en el camino y ahí van:

consejos para hacer ejercicio en casa y no dejarlo en el intento


< Planifica con antelación cuánto tiempo vas a destinar a ello y el horario aproximado en que lo harás:

Puedes empezar por dos días a la semana, después aumentar a 3 y más tarde alternar un día sí uno no.
Lo importante es que seas realista y no te marques metas imposibles, como ya os comenté en este post, lo que más anima a continuar es ir marcándonos pequeñas metas e ir viendo como vamos logrando los objetivos. Marcarse un gran reto y ver como pasan las semanas sin ver los resultados que queremos es de lo más frustrante.

Tu conoces mejor que nadie tu agenda, así que planifica tus sesiones de ejercicio teniéndola en cuenta y no llevándola al límite.
Y, en lo referente a la duración, si hace mucho tiempo que no practicas ningún tipo de ejercicio físico siempre puedes empezar con 30 minutos, por poco que te parezca es muchísimo mejor que nada y, cuando tu cuerpo se vaya acostumbrando, podrás subir a 60 minutos, 90 o los que te apetezca hacer.

material para hacer ejercicio en casa

< Habilita un espacio para ello y asegúrate de tener el material necesario:

No hace falta que te montes un gimnasio en casa, pero asegúrate de tener un rincón  despejado en el que quepas tumbada verticalmente y horizontalmente y sin que tus piernas se estén chocando constantemente con el televisor, el sofá y demás muebles.

En cuanto al material dependerá un poco de lo que desees hacer, aunque, en mi opinión, siempre viene bien tener una esterilla de yoga en casa; una vez enrolladas ocupan muy poco espacio, mantenerlas limpias no es para nada complicado y te ahorrarán más de un moretón en las rodillas y golpes en la espalda.

Pero, por ejemplo, si quieres hacer pesas no te pongas un día a lo loco a levantar las pesas de tu chico, pásate antes por alguna tienda de artículos de deporte y cógete las más ligeras, nada de yo puedo con más, empieza con poco peso que siempre estarás a tiempo de subir.

estiramientos

< Nunca de los nuncas te saltes los estiramientos y no tengas miedo de estirar demás, nunca es demasiado:

Como en el running, son una parte fundamental para prevenir lesiones y te ayudarán a sentirte mucho más ágil en tu día a día y a ganar elasticidad.
Verás que en un par de semanas dejarás de sentirte acartonada y, si padeces de dolores de espalda y cervicales, como ya os expliqué aquí, pueden ayudarte un montón.

estiramientos de espalda


< Si durante un ejercicio tienes dolor o molestias de forma continuada no lo hagas:

Seguramente estas haciendo algo mal así que prueba a dejar de hacerlo una temporada y a volver a intentarlo cuando estés más en forma.
Si el dolor o las molestias son constantes durante todos los ejercicios es probable que tengas alguna lesión y deberías acudir a un fisioterapeuta, mientras tanto es mejor que bajes el ritmo unos días.

Eso sí, hay que diferenciar lo que es el dolor normal que puede producir realizar algún tipo de ejercicio del dolor fruto de una lesión.
En el caso del primero no se trata de un dolor persistente, dura lo que dura el ejercicio sin molestias posteriores, e irá menguando a medida que vayas cogiendo el ritmo, así que toca esforzarse y aguantar un poco.

< Dosifícate, nada de darlo todo un día y estar para el arrastre durante toda la semana:

No se trata de esto, hay que ser constante que por muchos abdominales que hagas en un solo día no conseguirás un abdomen plano de un día para otro, a no ser que ya lo tengas.
Esto es una carrera de fondo y hay que reservar esfuerzos si no queremos tirar la toalla a la primera de cambio. Qué hemos dicho de los objetivos a corto plazo y las metas asumibles?

agua

< Asegurate de tener una botella de agua bien cerca y que no te de pereza beber:

Cuando hacemos ejercicio sudamos y una buena hidratación es indispensable para nuestro rendimiento. Aquí puedes encontrar algunos pequeños trucos para beber más agua. Y hablando de sudar….

< No intentes sudar demás a base de taparte como si fueras al Polo Norte:

Lo se, los anuncios de la teletienda han hecho mucho daño, pero para hacer ejercicio tienes que estar cómoda y no ser una sauna ambulante.

Espero que los consejos de hoy os hayan parecido útiles y, si te gusta la idea de hacer ejercicio en casa pero no estás convencida de poder sola, aquí encontrarás toda la información sobre mi servicio de entrenamiento y asesoramiento nutricional a distancia, quienes lo han probado repiten!

¡Nos vemos el viernes!


¿Estás harta de ponerte a dieta y abandonar a los pocos días?

¿Cada lunes te propones empezar una dieta o comer más sano y terminas desistiendo a la hora de la merienda? si has respondido que sí sigue leyendo, este es tu post!

Sois muchas las que me habéis escrito comentándome cosas parecidas, quizá no cada lunes, pero si de forma periódica y recurrente.
Obviamente cada persona es un mundo y algunos de los motivos pueden diferir de un caso a otro, pero en general, hay algunos aspectos que suelen repetirse en la mayoría y que acostumbran a ser los responsables de que acabemos abandonando nuestros objetivos.

Así que a continuación os dejo algunas claves y consejos para no terminar abandonando la dieta y romper por fin el vicioso círculo de "el lunes empiezo".


CÓMO SOBRELLEVAR LA DIETA SIN ABANDONAR A LA PRIMERA DE CAMBIO

1. Márcate objetivos asumibles

Si ya tienes experiencia varía en dietas dejadas a medias y sabes que se te suelen hacer cuesta arriba las prohibiciones y restricciones, no optes por una dieta muy rígida, sino por un cambio en tu alimentación de forma progresiva

No pretendas prescindir de absolutamente todo lo que más te gusta o estás acostumbrada a comer de un día para otro, si sabes que no lo vas a llevar bien y que te generará ansiedad, márcate objetivos a corto plazo con los que vayas viendo cambios sin agobiarte. 

menestra de verduras

2. Ten en cuenta tus rutinas y como suele ser tu día a día a la hora de plantearte hacer dieta

Elijas la que elijas tiene que ser compatible con tus hábitos, de lo contrario se te hará muchísimo más difícil de llevar.
Por ejemplo, si comes casi siempre fuera de casa piensa que tipo de menús puedes encontrar y busca la forma de adaptarlos dentro de lo posible a las pautas de tu dieta. 

Es muy importante que la dieta no condicione tu vida social, por lo que es necesario que tenga cierta flexibilidad, sino terminarás hartándote a los pocos días. 
No hace falta que cada vez que salgas te zampes una pizza, cerveza, postre y un par de copas, pero tampoco que vayas con la fiambrera al restaurante.

3. Se sincera contigo misma

Quizá el punto más importante. Si sabes que no vas a ser capaz de prescindir de ciertos alimentos no los elimines de golpe, reduce cantidades y procura tomarlos a una hora en que tengas margen para quemarlos. 

También debes de preguntarte antes de empezar a qué estás dispuesta a renunciar a corto, medio y largo plazo, para poder optar por el tipo de dieta adecuado que te garantice resultados en el tiempo y que te sea fácil de sobrellevar.

bocadillo vegetal

4. Si sabes que no puedes o no quieres prescindir del dulce tómalo para desayunar

Creo que ya lo he dicho muchas veces en el blog pero nunca está demás repetirlo, no alimentes las ansias de dulce hasta explotar y terminar dándote un atracón de bollería (o lo que sea) a la hora de merendar. Si lo tomas en el desayuno saciará tu apetito de dulce, tendrás menos sensación de dieta y podrás quemarlo a lo largo del día. 

Obviamente siempre será mejor un dulce casero o de panadería que otro industrial, pero se trate del que se trate, siempre mejor para desayunar o por la mañana.

5. No utilices la comida como parche emocional

Si has tenido un mal día llama a una amiga, vete a dar una vuelta, o hazte un baño relajante, pero nada de abordar la nevera en busca de consuelo mientras te tragas cualquier película / serie lacrimógena. 

Si tienes la tentación de hacerlo, párate un segundo y pregúntate si realmente tienes hambre o si efectivamente es hora de comer. Si contestas negativamente a las dos preguntas o a una de ellas, se sincera contigo misma y reconoce que es lo que realmente te pasa y si la comida te ayudará con ello.

galletas caseras


6. No busques excusas para justificarte cada vez que incumples la dieta

No sirve el hoy no tenía ganas de cocinar, ni el total ya me la he saltado ya no viene de aquí. 
Una dieta flexible debe poder adaptarse a cualquier situación y, en caso de saltártela, nada de tirar la toalla del todo, mandarla a la mierda y darte un atracón.

Si por el motivo que sea te la has saltado, continúa como si nada en la siguiente comida y que este pequeño desliz no se alargue a un día entero, ni una semana para dejarlo ya para el próximo lunes. No pasa nada, somos humanos, pero esto no debe ser la excusa para columpiarse. 

Otra opción es compensar un poco el exceso cometido en la siguiente comida, es la mejor forma de garantizarse no tener una desagradable sorpresa cuando pasemos por la báscula y así no desanimarnos.

7. Intenta hacer tus comidas lo más apetecibles posibles 

La idea de pasarse toda la dieta a base de pechuga de pollo a la plancha y lechuga no es nada atractiva, y, te sorprendería la cantidad de platos deliciosos que se pueden hacer completamente aptos para la mayoría de dietas. 

Si te gusta lo que comes dejarás de verlo como un suplicio, terminarás olvidándote casi por completo de que estás a dieta, y, con un poco de suerte, hasta terminarás incorporando nuevos alimentos que mejoren tu alimentación a tu día a día.

ensalada enrejada


8. No pienses que nunca volverás a comer X alimentos

Piensa que en un tiempo podrás volver a tomarlos y que, además, como habrán dejado de ser algo habitual, hasta los apreciarás más. 
Eso sí, no tienes que verlos como un premio, no los vas a volver a tomar si bajas X kilos, sino que simplemente has espaciado su consumo.

Ten en cuenta que en general nos pierde lo prohibido y falta que pienses que no lo vas a volver a comer para que no dejes de pensar en ello.

Y, ya sabes, si crees que no podrás sola o no estás segura de ello o simplemente quieres tener a alguien que te aconseje y te de soporte en cada momento, no dudes en consultar mis servicios de coaching nutricional y entrenamiento a distancia.

Claves para cumplir los buenos propósitos de año nuevo

Por fin terminaron las fiestas, ayer fue el último día en que la agenda social nos brindaba otra excusa más para abordar otro día el comienzo de los buenos propósitos de año nuevo.
Y es que cada año caemos en lo mismo, que si este año me pongo a dieta, que si voy a comer bien, etc, pero a la hora de la verdad demasiadas veces se terminan olvidando los buenos propósitos al pasar un par de semanas de enero.

Así que a continuación os dejo con las Claves para que este año consigáis cumplir sí o sí con los buenos propósitos de año nuevo.

1. No repitas errores, nada de insistir con aquello que no te funcionó:

Si la última dieta súper estricta que empezaste terminó causándote una terrible ansiedad y terminaste por   asaltar la nevera con su consiguiente efecto rebote, prueba con una menos estricta ni que al principio no veas tantos resultados o, simplemente, opta por modificar poco a poco tus hábitos alimenticios.

2. Márcate objetivos asumibles y realistas:

No adelgazarás 10 kilos en 3 días, y sospecha de cualquier fármaco o plan que te lo prometa, las cosas llevan su tiempo y para no desanimarte es indispensable que te marques un calendario que puedas cumplir.

alimentación saludable


3. No mitifiques ciertos alimentos:

El chocolate no hace desaparecer los problemas, ni el helado cura los disgustos amorosos, son solo alimentos, no tienen propiedades añadidas y son solo el recurso fácil para intentar tapar los problemas.
Viene a ser lo mismo que esconder la suciedad bajo la alfombra y si no lo harías en tu casa tampoco lo hagas con tu alimentación.

4. No comas por comer:

Da igual lo aburrida que estés, lo apetecible que te parezca picotear algo mientras ves la tele o la de tentaciones que tengas en la despensa, hay 5 comidas diarias así que no te inventes más.

5. Deshazte de todos los dulces navideños sobrantes:

Para algo se llaman navideños, solo se toman en Navidad como ocasión especial, si han sobrado siempre puedes congelarlos, regalarlos o donarlos pero que no terminen en tus cartucheras.
Desayunar Panettone medio enero no es muy buena idea y menos darle al turrón de chocolate después de cenar.

dulces navideños


6. No te excuses con que vas al gimnasio para comer más de lo necesario:

Hace tiempo ya hablamos de ello, tendemos a subestimar la capacidad de nuestro cuerpo, realmente funciona con mucho menos de lo que nos imaginamos y por lo que podamos quemar en el gimnasio no debemos sobrealimentarlo.

7. Elige con un poco de cabeza cuando comes fuera de casa:

Aunque puedas elegir algo que te apetezca intenta seguir manteniendo cierto equilibrio entre los diferentes grupos de alimentos y no pasarte con las cantidades ni abusar de las grasas o los fritos.
No caigas en el síndrome del bufete libre o lo que te parece que te estás ahorrando en la cuenta lo terminarás ganando en la báscula…

8. No abuses del alcohol:

Aunque nunca lo dirías, engorda igual o más que un postre y, si solo te tomarías un trozo de tarta, de copas rara vez nos conformamos con solo una así que bebe con moderación e intenta compensar un poco.

alimentos light


9. Alerta con los alimentos light:

Que sean más ligeros no quiere decir que sean libres de calorías, y, en ningún caso el subtítulo bajo en calorías debe convertirse en la excusa para comer mucha más cantidad de la que comerías si optaras por su versión menos ligera.

10. Aligera las cenas siempre que te sea posible:

Sí, ya se que en este país se presta muchísimo más a quedar para cenar para comer y que tenemos tendencia a querer pedir cosas más "especiales" cuando salimos a comer fuera, pero hay que dejar de asociar especial con plato calórico y contundente, hay una gran oferta de platos ligeros la mar de deliciosos.