Como empezar a correr y no dejarlo en el intento

En vuestras sugerencias a raíz del sorteo, una de las más repetidas ha sido que escribiera sobre como empezar a correr y como adquirir la resistencia para ello.
Yo pienso que cada persona es un mundo, no todo el mundo quiere llegar a correr una maratón, por ejemplo, ni es lo mismo empezar a correr si no has practicado deporte desde que dejaste el instituto que si ya tienes cierto fondo adquirido.

Hay muchas maneras de plantearse el running, como podéis ver en las diferentes entrevistas que voy publicando, pero empieces por el motivo que empieces y sea el que sea tu objetivo, hay una serie de aspectos que siempre debes tener en cuenta al empezar.

Así que hoy os traigo una serie de consejos básicos a tener en cuenta si quieres empezar a correr y no dejarlo en el intento ni lesionarte en el camino.
Todos son bastante generales ya que, como he dicho antes, cada persona es diferente y lo que puede servirle a una no tiene porque servir para todas.

Puede que una persona sea capaz de hacer 4 km el primer día, y, otra con solos 2 km terminar agotadísima; o, que una pueda alternar 3 minutos de caminata rápida con 2 de correr sin cansarse demasiado, y, otra necesite empezar con más minutos de caminata porque no se siente cómoda aún corriendo.
Por este motivo no especifico tiempos ni kilómetros, para esto no hay más que prestarle un poco de atención a nuestro cuerpo, escucharle e ir probando.

zapatillas de deporte



Consejos básicos para empezar a correr sin dejarlo en el intento ni lesionarse en el camino

< Estira bien antes de empezar y aún mejor cuando hayas terminado

Nunca de los nuncas te saltes esta parte o te terminarás lesionando.
Puedes hacerlo en casa, justo antes de salir, o en el sitio en el que vayas a correr.
También es importante calentar antes de empezar, para ello haz un par de carreras cortas en el mismo sitio en el que vayas a empezar a correr.

< Ve poco a poco

Lo importante es la constancia, márcate un objetivo realista y asumible y ve aumentando la dificultad progresivamente.
Si te marcas una meta inalcanzable a corto plazo, te desanimarás, tendrás la sensación de que no mejoras y terminarás cansándote.

< No te obsesiones con tiempo ni kilómetros

Empieza por media hora y corre lo que te de tiempo, da igual que sean 2 que 5 km, y, poco a poco, ve aumentando el tiempo, primero 40 minutos, después 50, una hora, etc.
Eso sí, antes de alargar el entrenamiento, repite varios días la misma duración, así te asegurarás de tener la resistencia suficiente y de no forzar demasiado.

< Al principio, alterna caminar rápidamente con correr

Los primeros días caminarás más que correrás y, a medida que vayas cogiendo fondo, podrás ir disminuyendo los minutos de caminata y aumentando los de correr.
Si eres constante, en un par de semanas aguantarás perfectamente entre 40 minutos y una hora corriendo sin parar.

< Hidrátate bien

Lleva siempre una botella de agua o asegúrate de que a lo largo del recorrido que vayas a hacer encontrarás fuentes.
También puedes combinar el agua con bebidas isotónicas.
Es mejor que bebas poco y varias veces que sólo una y un montón.
En mi opinión, es mejor tomar el agua a temperatura ambiente, si está muy fría me sienta mal cuando estoy corriendo, pero esto ya es cuestión de gustos.

< Lleva unas buenas zapatillas

No hace falta que sean las más caras del mercado, pero asegúrate de que  sean adecuadas para tu pie.
Si estás empezando y no quieres invertir mucho en ellas, porque no sabes si te gustará, si tendrás tiempo o lo que sea, puedes comprarte unas que estén bien de precio y hacerte una plantilla a medida, adaptándolas a tu tipo de pie y pisada.

< Elige una zona tranquila para empezar

No es buena idea tener que ir preocupándote de esquivar a la gente, bicicletas y demás, terminarás agobiándote y no te concentrarás.

Además, si puede ser, intenta empezar corriendo sobre tierra en lugar de asfalto, es mucho mejor para las rodillas, ya que no pisas todo el rato igual y, si no llevas una zapatillas demasiado buenas, te vas a resentir mucho menos.

Eso sí, no te vayas al monte, piensa que empezar en un terreno lleno de subidas y bajadas, encima de que cansa mucho más, machaca pies y rodillas y es indispensable llevar un muy buen calzado.



Esto ha sido todo por hoy, espero que los consejos os hayan resultado útiles y que os animéis a calzaros las zapatillas.
Y ya sabéis que, si tenéis cualquier duda, sólo tenéis que preguntar, tan pronto como me sea posible intentaré resolvérosla. 



¡Nos vemos el viernes con el resultado del sorteo!


Y recuerda ¿Tu también eres blogger, practicas el running y te gustaría que te entrevistara y aparecer en la sección de Running Lovers? Escríbeme por email o a través de Facebook y hablamos! Seguro que puedes aportar mucho a la sección y yo estaré encantada de entrevistarte!