¿Qué ceno hoy? guía para cenas ligeras, rápidas y resultonas

¿Quien no ha llegado a casa pasadas las 10 de la noche y se ha hecho esta pregunta? Creo, y dudo que esté equivocada, que las cenas en general nos dan pereza a todos.
Esto no tendría más importancia si no tuviera como consecuencia el comer lo primero que pillamos en la nevera, algún precocinado que tengamos en el congelador, o una visita a cualquier proveedor de comida rápida.

Y es que después nos quejamos de esos kilos de más, que si el colesterol, que si el azúcar, y el remedio más efectivo para todo esto es mantener una alimentación equilibrada y saludable.
Pero, entonces, qué podemos o deberíamos cenar?

Si el desayuno es la comida más importante del día, ya que tenemos toda una jornada por delante, la cena, sobretodo si cenamos tarde, debe ser la que menos. Pensad lo que solemos hacer después de cenar; mirar un poco la TV, terminar algo de trabajo, consultar cuatro cosas en el ordenador, ducharnos y a dormir.
Poca energía necesitamos para hacer todo esto y, en consecuencia, pocas calorías vamos a quemar así que la cena debe ser ligera.

Y justo ahí está el dilema, cuando pensamos en algo ligero nos viene a la mente un poco de lechuga y pescado a la plancha cuando hay todo un mundo de posibilidades rápidas, fáciles de hacer y la mar de apetecibles.

Así que hoy os traigo una serie de ideas o consejos, como queráis llamarlo, para que vuestras cenas sean más saludables y ligeras y, sobretodo, rápidas y fáciles de hacer a la vez que resultonas y apetecibles. Hay que decirle adiós a los platos aburridos o comer más saludable nos parecerá un auténtica suplicio.

Además, a bajo del todo podréis encontrar la receta del plato de las fotos, unos calabacines rellenos que, aunque los de la foto llevan huevo, pueden hacerse con cualquier otro ingrediente: una pechuga de pollo al la plancha cortadita a dados, un poco de seitan, o incluso unas gambitas.

Y, si os da pereza tener que planificar las cenas o poneros a pensar qué cenar al llegar del trabajo, no os perdáis los menús de 1200 calorías en pdf que publico semanalmente.



Guía para cenas ligeras rápidas y resultonas

Olvídate de la pasta, el arroz y el pan con tomate para cenar, mejor consumir hidratos procedentes de la fruta o la verdura.

Mejor verduras cocidas que ensalada.

Cambia la pieza de fruta del postre por un lácteo desnatado. 

< Intenta hacer un plato único o, si te quedas con hambre, acompáñalo de una sopa o crema ligera de primero.

< Cuida la presentación, se come por los ojos.

< Nada de comer cada día lo mismo, para las proteínas puedes ir alternando huevos, carne, pescado, y derivados de la soja como el tofu o el seitan.

< Utiliza las especies, no solo están para hacer bonito en la cocina, son unas grandes aliadas para potenciar el sabor de un plato.


< Deja preparado con anterioridad todo lo que puedas, así te será más rápido de hacer y te dará menos pereza. También puedes dejar lista toda la cena o parte de ella el día anterior o por la mañana, cuando llegue la noche solo tendrás que calentarla si el plato lo requiere.


Calabacines rellenos con verduras y huevo al horno

     Ingredientes:

- 1 calabacín pequeño por comensal.
- 1 zanahoria cortada a rodajas.
- 4 o 5 champiñones cortados a láminas.
- un huevo por comensal.
- 5 especies.
- pimentón picante al gusto.
- un diente de ajo.
- sal y pimienta negra.

     Preparación:

Cortar la parte superior de los calabacines y vaciar el resto con la ayuda de un sacabolas o un cuchillo.
Poner un cazo con agua al fuego y llevar a ebullición, cuando rompa a hervir, añadirle sal y los calabacines vaciados. Cocer entre 4 y 7 minutos dependiendo del tamaño de las piezas.
Mientras se cuecen, cocer al vapor el interior de los calabacines junto a la zanahoria y los champiñones, el ajo y las especies. Puede hacerse en el microondas con el estuche de vapor de lékué.
Una vez hechas las carcasas de los calabacines, deben quedar al dente, colar, rellenar con las verduras y coronar con un huevo.
Hornear a 220 ºC hasta que el huevo esté en el punto que nos guste, si lo queremos duro, serán unos 15 minutos aproximadamente y, si lo queremos poco hecho, 5 minutos.

Y vosotras, qué cenáis habitualmente? Os dan pereza las cenas o sacáis voluntad de donde sea para no olvidaros de los buenos propósitos?


¡Feliz fin de semana, nos vemos el lunes!