Natillas light porque las chicas sí tomamos postre

Os suena un anuncio de cierta marca de productos lácteos bajos en calorías que decía algo así como "se acabó lo de que las chicas no tomamos postre"?
Esta frase era el reclamo para vendernos sus nuevos productos, unos postres bajos en calorías que pretendían ser toda una revolución en nuestros hábitos alimenticios.

Antes que nada debo reconocer que yo también piqué y, al poco de anunciarse, me fui directa al supermercado a probarlos.
Creo recordar que había un flan, un postre de chocolate y otra cosa más que ahora no me viene a la cabeza. Efectivamente con un contenido calórico bastante inferior al habitual aún  llevando azúcar.

natillas veganas sin azúcar
La sorpresa vino al leer la etiqueta y apenas reconocer ninguno de los ingredientes allí presentes, entre ellos conservantes, saborizantes, colorantes y demás productos de la química alimentaria.
Así que, aunque sean más ligeros, realmente son más saludables? No hay más alternativas, si no queremos renunciar a un poco de dulce, que tirar de productos artificiales?

Obviamente no, con un poco de tiempo, ganas, y casi sin necesidad de saber cocinar, podemos hacernos nuestros propios postres light, 100% naturales y adaptados a nuestras necesidades alimentarias.

Y para demostrároslo, hoy os traigo unas natillas que, aunque nunca lo diríais, son veganas, no llevan ni huevos ni leche de origen animal, y tampoco azúcar. Y lo mejor es que están riquísimas!
Y vosotras, tomáis postre de vez en cuando? picáis con este tipo de productos?

natillas veganas sin azúcar


Natillas veganas sin azúcares añadidos


  Ingredientes:

- 500 ml de leche de avena o de arroz.
- 1 vaina de vainilla o 2 si son pequeñas. Imprescindible que sea de buena calidad.
- una vaina de canela.
- la piel de una naranja, sin la parte blanca.
- 50 g. de tagatosa o 1 cucharada sopera de edulcorante líquido a base de estevia o 100 g. de azúcar.
- 1 cucharada sopera de maicena.
- 1 hilo de azafrán.
- canela molida para decorar.

  Preparación:

En una cazuela, verter 400 ml de la leche elegida, incorporarle la tagatosa, el edulcorante líquido o el azúcar, la vaina de vainilla partida verticalmente por la mitad, la vaina de canela, la piel de naranja y el hilo de azafrán. Llevar a ebullición.
Mientras, disolver la maicena en la leche restante, procurando que no queden grumos.

Cuando rompa a hervir, dejar cocer 5 minutos y colar.
Volver a calentar a fuego lento y añadirle la leche con la maicena, ir removiendo con una cuchara de madera hasta que espese.

Cuando haya adquirido la textura que deseéis, tened en cuenta que luego en el frigorífico cuajará un poco más, retirar del fuego y distribuir en recipientes individuales. 
Dejar enfriar 15 minutos a temperatura ambiente y reservar en el frigorífico hasta el momento de servir.
Para decorarlas espolvorear un poco de canela molida por encima de cada recipiente.

¡Feliz fin de semana, nos vemos el lunes!