¿Sabes lo que comes? mejora tu alimentación planificándote

A menudo solemos decidir qué nos preparamos de comer o cenar en función de aquello que nos apetece en ese momento, pero realmente esto nos funciona o de vez en cuando nos juega malas pasadas? Llegamos a ser conscientes de lo que comemos o nos olvidamos del global? 

En la primera imagen de este post vemos una foto de un plato, pero realmente nos dice algo un solo plato sobre la alimentación de aquel que lo ingiere?Un plato puede ser la excepción que confirma la regla, la norma general, un habitual o un esporádico, así que nunca puede ser representativo de nuestra alimentación sin mirar el global.Pero qué debemos considerar entonces, lo comemos todos los días, solo entre semana, lo más habitual? 
Para empezar a hacernos una idea de como es nuestra alimentación y de si tenemos unos buenos hábitos alimenticios, hay que hacer una especie de radiografía, como si de una foto se tratara, de todo aquello que comemos en una semana habitual.

Mirar el conjunto y evaluar qué es lo que hacemos bien y en qué nos toca mejorar.
No es plan de apuntar cada semana absolutamente todo lo que comemos ni obsesionarnos con ello, pero hacerlo de vez en cuando nos ayudará a saber qué comemos y si mantenemos unos hábitos alimenticios saludables.

A partir de ahí se trata de irnos marcando pequeños objetivos semanales para mejorar en aquello en lo que fallamos o no estamos tan acertadas.
Pero, como los buenos propósitos demasiadas veces se quedan solo en palabras y no llegan a hacerse realidad, no hay nada mejor que planificarnos bien si queremos mejorar nuestra alimentación.

¿Cómo mejorar nuestra alimentación planificándonos? 

1. Elabora un menú semanal equilibrado 

Antes de empezar la semana, incluso antes de hacer la compra, planifica qué vas a comer. No hace falta que, en pleno subidón vida sana, lo llenes de ensaladas, lo importante es que sea equilibrado y que incluya un poco de todo, platos ligeros y algún que otro capricho.

2. Haz tu compra en función del menú

Cíñete a lo que vas a necesitar, verás como ahorras en tus compras, no se te estropean tantos alimentos, y no llenas la casa de tentaciones.

3. Verifica que el menú que has elaborado es equilibrado 

Clasifica los alimentos de tu lista de la compra en función del grupo al que pertenecen, si ves que apenas hay verduras o que todo es carne y el pescado ni aparece vuelve a repasar tu menú, en algo te habrás equivocado. Debe de haber un equilibrio entre los diferentes grupos de alimentos y estar todos presentes.

¿No puedo hacer extras entonces?

Claro que puedes, pero recuerda que un extra es un extra, no un habitual, si mantienes una dieta saludable y equilibrada a diario, un caprichito durante el fin de semana no te hará ningún daño.
Eso sí, al revés no funciona, si los extras se convierten en el pan de cada día, no esperes milagros con un día de comer sano de vez en cuando.

¿ No sabes por donde empezar?

Si no las tienes todas de saber hacerlo sola, si crees que te dará una pereza tremenda o no tienes ni idea de qué aspectos tienes que evaluar para analizar tu alimentación, para todas vosotras he creado el Kit "toma el control de tu alimentación" un soporte digital o a papel, tu decides, que te ayudará mejorar tu alimentación planificándote

toma el control de tu alimentaciónEl kit incluye:

< Un cuestionario para evaluar vuestros hábitos alimenticios semanalmente.

< Un planificador de menús

< Un registro semanal para anotar todo aquello que comes y ver qué haces bien y en qué necesitas mejorar.

< Una lista de la compra con diferentes apartados, cada uno de un color, para cada grupo de alimentos.



Todo por 4,99€ 

Add to Cart



¡Espero que os haya gustado el post de hoy y nos vemos el miércoles!