Hay algo que envejece mucho más que las arrugas

Muchas veces tendemos a obsesionarnos con los efectos del paso de los años en el rostro, nos dejamos un dineral en cremas antiarrugas, serums i contornos de ojos, yo la primera, pero nos olvidamos de que la apariencia del rostro no es lo único que nos envejece.

cremas antiarrugasComo en otras muchísimas cosas, envejecer también es cuestión de actitud, pero no solo se queda en eso, sino que la forma en que nos movemos también contribuye a ponernos o quitarnos años.
La forma de caminar, de agacharse, arquear la espalda, los hombros caídos, el cuello, etc todo absolutamente todo influye a la hora de echarnos edad.

Solo hay que ver los movimiento de las bailarinas, encima de una escenario y sin coger primeros planos del rostro, alguien sería capaz de adivinar su edad con exactitud? Y lo mismo vale para patinadoras artísticas, gimnastas, etc.
El secreto está en prestar atención a la postura, corregirnos los malos hábitos, mantenernos ágiles y activas y estirar de vez en cuando. Algo que absolutamente todo el mundo puede hacer.

Así que, si realmente estás dispuesta a gastarte un dineral y probar mil y un cosméticos para ocultar esas patas de gallo, seguro que también encontrarás media hora al día para hacer algo de ejercicio físico, corregir esos hombros caídos al pasar por un espejo y estirar la espalda cuando te notes atrofiada.

Algunos pequeños trucos?

< Camina con la espalda bien recta sin encorbarla: no hay nada que estropee más nuestra silueta que andar medio agachadas por el mundo, aunque tengas 25 terminarás aparentando 10 más.

< Nada de hombros caídos: se cargarían hasta el jersey más bonito del mundo por no hablar de tu figura.

< Presta especial atención al cuello: es una de las partes, junto a las manos y las rodillas, que más nos delata. Hidrátalo con la misma crema que uses para el rostro y estíralo durante tu rutina de ejercicios. 
Si los problemas persisten prueba a dormir sin almohada. 

< Cuando estés de pie no apoyes todo tu peso sobre una sola pierna: una cosa es que las modelos lo hagan al final de la pasarela y la otra es que lo hagas por sistema cada vez que estés de pie sin caminar. Créeme, no es bonito y encima a la larga acabarás con una pierna más doble que la otra y problemas de espalda y, si lo coges por costumbre te costará muchísimo dejar el hábito después. 

< Vigila la espalda cuando estés sentada: estar mal sentada no solo afectará tu salud y te traerá problemas de espalda sino que también afea tu imagen. Cuidado también con los cruces de piernas, sí, son muy elegantes pero no son para toda la jornada.

< Trabaja la zona del muslo justo encima de la rodilla: otra de las zonas delicadas, una forma muy simple de trabajarla es flexionando y estirando los pies con las rodillas bien estiradas. Además, te ayudará a sentirte más ágil cuando lleves tacones.

< Estira brazos y espalda cada vez que te notes atrofiada: te aliviará, te sentirás mejor y te notarás muchísimo más ligera y esto se nota al moverte y al andar!


estiramientos espalda


No pienses en la pereza que te hace ir al gimnasio al salir de la oficina, piensa que durante un rato podrás olvidarte de todas tus obligaciones y lo que te queda por hacer, te librarás del estrés, te ayudará a definir tu figura y encima contribuirá a sentirte y verte más joven!
Y, quien dice ir al gimnasio también dice salir a correr, hacer un poco de ejercicio en casa o simplemente empezar a bajar y subir más escaleras y dar un paseo diario a buen paso.

Venga, que no hay excusas que valgan, quién se apunta a activarse?