Verdades y mentiras sobre adelgazar con sustitutivos

Con la vuelta al cole, la rutina y los buenos propósitos, esta época del año se presta a que nos bombardeen constantemente con anuncios de productos para adelgazar.
Desde pastillas a concentrados drenantes, pasando por los batidos y demás productos sustitutivos de comida para adelgazar. 

Normalmente no son productos baratos precisamente así que, antes de comprarlos, todas nos hacemos la misma pregunta: de verdad funcionan?
Me temo que no hay una respuesta única a esta pregunta, cada producto y cada persona son diferentes, pero sí hay una serie de factores decisivos para que funcionen.

Pero, como hay una variedad interminable de productos adelgazantes en el mercado y no es posible hablar de todos ellos, hoy hablamos de los sustitutivos de comida para adelgazar. Quizá uno de los productos más tentadores dado que nos permiten despreocuparnos por completo de pensar qué vamos a comer, y, encima, suelen imitar el sabor y el aspecto de algunos dulces. 
Así que a quién no le gustaría librarse de los kilos demás comiendo dulce a diario? la teoría promete, pero a la práctica funcionan?

No hay nada absolutamente blanco ni negro, así que os dejo que juzguéis vosotras mismas y valoréis si puede ser un buen método para vosotras.

sustitutivos para adelgazar


En qué consisten las dietas a base de sustitutivos?

Se trata de sustituir por completo todas tus comidas por preparados con un alto contenido en proteínas, según el tipo de producto se pueden acompañar de algunos lácteos y vegetales, pero los hay que requieren ser consumidos en exclusiva.
La mayoría de ellas recomiendan no seguirlas más de una semana o 10 días sin consultar con un médico y prometen bajar de forma fácil y rápida de 3 a 5 kilos

Se pierde peso?

Si sigues a raja tabla las instrucciones, bebes el agua indicada y haces un poco de ejercicio, perderás peso sin problemas.

Hay efecto rebote después?

Aunque todos los fabricantes prometen que no lo hay, esto dependerá de los hábitos alimenticios que sigas después de la dieta.

Sirven para reaprender a comer y corregir hábitos?

Como en el punto anterior, todas las marcas juran y perjuran que sirven para aprender a comer pero, a la práctica, es muy difícil que cumplan esto, yo casi me atrevería a decir que no lo cumplen nunca.
Solo hay que fijarse en que la mayoría de los sustitutivos son de sabor dulce, en un día normal comerías 5 dulces? pues aquí tenéis la respuesta, se supone que después de la dieta aprendes por arte de magia a comer bien si antes no lo hacías?

ensalada


En qué casos es un método adecuado?

< Si mantienes unos hábitos alimenticios adecuados, pero, has cogido 2-4 kilos de más porque has pasado por una época más sedentaria. Te funcionará como cualquier otra dieta rápida, aunque puedes lograr lo mismo sin tener que comprar productos específicos.

< Si mantienes unos hábitos alimenticios adecuados, para esos días que llegas a las mil sin ganas de cocinar y con hambre para devorar la nevera entera, como último recurso si te vas de viaje para evitar comer cualquier cosa, para días de no parar, etc. En definitiva, como algo ocasional y como último recurso

En qué casos no es un método que pueda funcionar a largo plazo?

Si no llevas una dieta equilibrada y necesitas corregir tus hábitos, si tu problema no es puntual sino que hace mucho tiempo que lo arrastras y siempre vuelves a las andadas, si padeces ansiedad a la hora de comer o habitualmente tienes mono de dulce. En todos estos casos solo serviría como parche temporal y a la mínima aparecería el efecto rebote. 

Y vosotras qué opináis de ellos? los habéis probado? os funcionaron? Tenéis alguna pregunta o duda al respecto?


Ánimo con la vuelta a la rutina y nos vemos el viernes!