Hablando con Ro de esgrima y maquillaje

Y ya estamos otra vez a lunes, si es que últimamente los fines de semana me pasan volando, de aquí poco vendrá Halloween y después Navidad y yo aún tendré sensación de Septiembre, si es que no tengo remedio.

El post de hoy es un post especial, no lo escrito yo, sino Ro de Pink LillyLand, aquí ya os hablé un poco de ella, es una chica estupenda y súper versátil, tan pronto hace de modelo como se enfunda en su traje de esgrima, pero no quiero adelantaros acontecimientos, así que os dejo el menú para la semana que viene y os dejo hablando con Ro de esgrima y maquillaje! Un millón de gracias guapísima, tanto a ti como a Yasmín, la fotógrafa! Y a vosotras, nos vemos el miércoles!

"Quisiera agradecer a Neus la oportunidad de permitirme escribir un post invitado en su blog. He sido una de sus seguidoras prácticamente desde que empezó, y creo que hace un trabajo excelente por el cual le felicito y le animo a ser constante con él, porque si sigue en ésta línea obtendrá enormes recompensas.
También quiero agradecer el maravilloso trabajo y esfuerzo de Yasmín Ferreras, una fotógrafa dedicada y gran profesional que siempre obtiene unos resultados preciosos en la fotografía y me ha ayudado muchísimo con distintos posts y proyectos en los que ya hemos colaborado juntas. Siempre es todo un gusto trabajar con ella. Un abrazo enorme".

 
¿Sabías que soy tiradora de esgrima?. Sorprende un poco, ¿verdad?. Espadas, máscaras y uniformes blancos... Una pista en la que enfrentarte a una sola persona, cara a cara, que pone a prueba todas tus habilidades físicas y mentales. Suena un poco a reto, ¿no? Te pica la curiosidad?


Pues aunque se trata de un deporte poco conocido y que la mayoría de las veces obtiene como resultado una expresión de sorpresa en la cara de mi interlocutor cuando me pregunta qué deportes practico (cuando añado que también he sido arquera federada la expresión pasa a ser algunas veces digna del cuadro de "El Grito" de Munch), es una actividad que me ha aportado enormes beneficios en mi vida, y como soy una coquetona, no voy a negar que muchas veces he ido a entrenar con un plus de monería añadida con unos toques de maquillaje ultra ligero por aquí y por allí.

No estoy hablando de entrar a la sala con un smoky digno de una noche de fin de año, ni una base muy cubriente que suele quedarse depositada en el interior de la máscara cuando te la quitas. Es muy poco lo que suelo llevar de maquillaje, a veces no llevo absolutamente nada, salvo un bálsamo de labios con color, pero si a ti también te gusta ir a entrenar con un poco de maquillaje natural y muy suave, entonces sigue leyendo, que te voy a contar qué es lo que suelo hacer yo.



 Para empezar, aplico una fina capa del Micro Blur Skin Perfector de Kiehl's. Es un borrador óptico de imperfecciones con un ligero tono maquillaje, el cual ayuda a camuflar pequeñas imperfecciones de la piel y a prepararla para el maquillaje. Después, con ayuda de una brocha kabuki ó en su defecto una mopa, aplico polvos translúcidos para matificar el rostro. Estos polvos son los Sheer Mistery Powder en el tono Medium de MAC, en una polvera de la colección Hello Kitty.



Siguiendo con el rostro, en éstos casos es mejor utilizar productos multiuso que nos procuren distintos resultados. Aquí, voy a utilizar un tinte para los labios y mejillas con base de agua. Es el Benetint de Benefit Cosmetics. Olvídate de usar colorete en polvo con mucha pigmentación, buscamos un resultado natural. Creo que debemos dejar respirar a la piel, y cuando hacemos deporte, transpiramos y sudamos. No quieres saber cómo puede quedarse tu cara después de una buena sesión de ejercicio sumada a distintas capas de productos de maquillaje... No mola.





Aplica el producto con la brocha como si fueran dos líneas en tus mejillas, y luego, difumina con la yema de los dedos. Realiza la misma acción en los labios. Si padeces de labios secos, como yo, aplica después un bálsamo con un poco de color, como por ejemplo, un Tendertone de MAC en el tono "Hot'n'Spicy". No hace falta que sigas más allá, pero si necesitas un poco de máscaras de pestañas para verte un poco más "completa", entonces ve a por una de acabado natural. Yo he utilizado la Lash Injection de Too Faced.


El resultado será un maquillaje prácticamente imperceptible, pero que te ayudará a enfatizar tu belleza de una manera muy natural. Ahora toca ponerse el uniforme, tomar la espada, ponerse la máscara, ¡y a entrenar!. Espero que te haya sido de ayuda éste pequeño tutorial, y que te sirva por si quieres acudir con un poquito más de color al gimnasio, a correr, o a practicar tu actividad deportiva favorita. Y, recién maquilladas y con el uniforma puesto, vamos con la entrevista!

¿Cuándo y porqué decidiste empezar a practicar esgrima, qué te llevo a ello?

Realmente comenzó hace tiempo, cuando tenía unos trece años. No duré mucho, pero se me quedó la espinita clavada y, al empezar mis estudios en la universidad, después de un año en Canadá, decidí volver a retomar lo que fue mi sueño de infancia.
Siempre me sentí atraída hacia la esgrima, pero tal vez fuera la novela de Pérez-Reverte, "El Maestro de Esgrima" la que realmente me empujó a aprender el arte de la espada, puesto que la esgrima es mucho más que entrar a la pista y sacar puntos y algunas puntas contra tu rival.

¿Nos cuentas cómo empezaste?

Por así decirlo, empecé hace unos cuatro años en el grupo de esgrima de la Universidad de La Laguna. Las clases se llevaban a cabo en el gimnasio del Servicio de Deportes y las dirigía (y dirige) nuestro maestro.
Durante mi primer año, aprendí muchísimo no sólo de él, sino de una persona extremadamente especial para mi y a la que hoy en día amo con locura: mi novio. Al ser clases en grupo, conocí a bastantes compañeros que han seguido hoy en día en la actividad, y mi mejor amigo me siguió cuando me quise matricular. ¡Ahora él también está enganchado!.

¿Antes de empezar, realizabas algún tipo de ejercicio físico con regularidad? ¿Has 
seguido haciéndolo?

A la vez que empecé las clases de esgrima, empecé también clases de tiro con arco y acabé federándome, pero lo tuve que dejar porque me bloqueé bastante y no era la misma. Así que tuve que apartarlo durante unos años, pero estoy pensando en retomarlo de nuevo.

¿Te costó mucho coger el ritmo? ¿Fuiste constante desde el principio o tuviste altos y 
bajos?

Al principio fui muy constante porque tenía doble motivación jajaja. No sólo iba a clase de esgrima por volver a una ilusión de mi infancia, sino también porque un chico muy guapo me estaba dando clases. He tenido altibajos, cómo no, pero principalmente porque nuestro grupo tiene un horario bastante complicado. Salimos de clase bastante tarde y al día siguiente una tiene que estar en la facultad a las 8:30 de la mañana, con lo cual, he tenido años mejores y años peores en cuestión de constancia.



Es un deporte bastante desconocido en este país y que, en mi opinión, desprende glamour por doquier, si tuvieras que describirlo en pocas palabras ¿cómo lo definirías?.

 Jajaja, la verdad es que es muy elegante, y quienes tienen la gracia de poder coordinar perfectamente la espada con el movimiento de sus pies parecen auténticos bailarines una vez entran en la pista, luego habemos otros que no somos tan visualmente atractivos, pero se puede llegar a eso, aunque es una espiral de aprendizaje muy dura y frustrante. Desde luego la esgrima es, sobre todo, muy elegante y muy disciplinada.

Suele haber la percepción de que es un deporte más de chicos que de chicas, ¿qué opinas de esto desde dentro?

Estoy totalmente en desacuerdo, tenemos muchísimas chicas en el grupo, y creo que ha habido años en los que las chicas hemos superado con creces el número de chicos integrantes.

¿Qué te aporta practicar esgrima? Nos cuentas algunos beneficios que te haya traído?

Aparte de los beneficios físicos, que los tiene (incremento de la agilidad, de la elasticidad y de los reflejos), preferiría destacar los beneficios intelectuales, por así decirlo, que me ha aportado el deporte. He aprendido a tener más paciencia, a entender que siempre tienes que estar al 100% si no quieres que tu rival te toque primero. Es el arte de tocar sin ser tocado y se puede aplicar en la vida real, pues un diálogo muchas veces es un auténtico lance de esgrima. Hay veces en las que nos vemos en situaciones complicadas y tenemos que acudir a nuestros instintos de defensa para poder solventar el problema y salir airosos de ello, y la esgrima me ha aportado tácticas de estrategia: conoce a tu rival, mantén tu distancia, ten el tiempo de tu parte y que tu cabeza sea la que guíe tu espada, no sólo tu mano.


¿Has participado en alguna competición? Si no lo has hecho, te gustaría?

No creo que tenga ni el conocimiento ni las habilidades suficientes para poder competir, así que ahora mismo, ni se me pasa por la cabeza. Creo que para competir en éste deporte uno tiene que tener la mente muy despejada y algo de sangre fría, tienes que saber muy bien dónde te metes o la presión acaba antes contigo, creo yo.

Ya para terminar, ¿qué le aconsejarías a todas las chicas que sienten curiosidad por este 
deporte? ¿Les das algunos consejillos por si se animan a comenzar?

Si sienten curiosidad por el deporte, no puedo decirles otra cosa sino que lo prueben, de verdad, hay gente a la que le termina siendo un auténtico indispensable en su día a día.

La esgrima te ayuda a desconectar muchísimo ya que tu cabeza tiene que estar muy pendiente de realizar correctamente una parada, de las sensaciones que tu cuerpo te transmite, etc…
Animo a todas las que se hayan interesado alguna vez por el deporte a que lo prueben, que no se dejen llevar por el desánimo si las cosas no salen bien a la primera porque es de aprendizaje duro. Les va a aportar mucho en muchísimos aspectos y seguro que tendrá un impacto muy positivo en su vida.

Y, si te han gustado las fotos, no dudes en visitar la fanpage de Yasmín Ferreras, donde podrás seguir su trabajo y estar al corriente de sus proyectos. ¡Te encantará!