Cómo afrontar la Pre-Navidad sin coger kilos de más

Sí, el escaparate de El Corte Inglés y las luces de las calles no mienten, queda menos de un mes para la Navidad. Esa época que despierta amores y odios a partes iguales y que suele caracterizarse por las compras y regalos, las reuniones familiares y, por último pero no por ello menos importante, la comida en abundancia y no precisamente ligera.

La Navidad tiene muy mala fama la pobre, cada Enero la sientan miles de personas en el banquillo de los acusados, su delito: presuntamente culpable de hacernos engordar algún que otro kilo.

Pero, os habéis parado a pensar cuántas cenas o comidas de compromiso comportan las Navidades en realidad?
La cena de Noche Buena, la comida de Navidad y la comida de San Esteban (en Catalunya y no se si en alguna comunidad más) por un lado; y por ahí ya más desperdigadas la cena de Fin de Año y la comida de Reyes. Lo que vendrían a ser un total 5 comidas en el supuesto de que celebráramos todas y cada una de ellas.

Todos somos conscientes de que son comidas más abundantes y pesadas de lo habitual y quien más quien menos intenta compensar después al llegar a casa o hacer un poco de Detox entre la primera ronda y la segunda.
A veces no es ni algo meditado, instintivamente ya no nos apetece comer más y aligeramos o medio prescindimos de la siguiente comida.

Además, como los menús suelen ser tan contundentes, al llegar al postre estamos que ya no nos cabe nada y evitar la tentación de picotear dulces variados durante la tarde pasa a ser una necesidad.
Así pues, si ya no nos cabe nada cuando llega el turno del dulce, cuándo se comen las ingentes cantidades de turrones, polvorones, galletas, bombones y chocolates varios que acaban dentro de nuestra cesta de la compra o en la cesta de Navidad cada año?

Pues durante la Pre-Navidad, esa época tan o más peligrosa que la propia Navidad que engloba el periodo, entre que los primeros dulces navideños llegan al supermercado y se adueñan del lugar, y, el día antes de Noche Buena; pasando por supuesto por la llegada al hogar de varias cestas de Navidad y pequeños dulces detalles Navideños por parte de familiares, jefes, compañeros y amigos.

dulces de navidad
Durante esta época nos entra la neura de, además de todo lo que nos llega sin necesidad de comprarlo, aprovisionar más y más comida con excusas varias: que si luego subirán los precios, que a ver si no va a quedar, que qué ilusión volver a encontrar este turrón que tanto me gusta, y, como no, el típico venga solo un poquito para darme un capricho….                                                                                                 
Error, poco a poco nos vamos llenando la casa de tentaciones que, por arte de magia y casi sin apenas darte cuenta, os terminaréis comiendo antes de Navidad, con lo que aún terminaréis comprando más por lo de no sacar el turrón empezado o para que haya variedad….

Total, que de las 5 comidas bomba que decíamos al principio, hemos pasado a prácticamente un mes de picoteo constante ya sea a diario o de forma ocasional pero mucho menos ocasional que de costumbre…. y luego vienen los kilos, el pantalón que no cierra y la culpable es la Navidad!!!

Así que para que os sea más llevadera la Pre-Navidad y no os termine pasando factura a la hora de pasar por la báscula, hoy os traigo una serie de consejos para afrontarla, llegar estupendamente a las Navidades y, entonces si, poder comer un poquito de todo sin remordimientos, por que un día es un día pero no todo un mes!

dulces de navidad1. Nada de empezar a picotear de las cestas de Navidad:

Guárdalas para la Navidad propiamente dicha en un lugar no demasiado a la vista de todos.
Obviamente, si hay algún producto perecedero, sácalo antes.

2. Procura tener en cuenta el contenido de las cestas cuando planifiques los menús para fiestas:

Se trata de intentar dar salida a lo máximo durante esos días para evitar empezar a picotear porque total sobrará o pasarnos enero y febrero a base de turrón
Además, ahorrarás con la compra y, si decides comprar otras cosas porque no te gusta lo de la cesta o por el motivo que sea, siempre puedes separar algunas cosillas para llevar cuando vayas invitado.
Ya se que esto último puede parecer un poco feo, pero se trata de no tirar comida ni que esta vaya a parar a los michelines… 

3. Si quieres hacer alguna excepción que sea una y solo una:

Si te hace ilusión hacer un calendario de adviento con su chocolatina diaria, que sea solo eso, no le añadas un poco de panettone para desayunar y algo de turrón de chocolate para después de la cena. Si vas a hacerlo solo una cosa, sino ya no será una excepción… será la regla.

4. Hay 5 comidas diarias, no te inventes más:

Después de comer y después de cenar no existen, date tiempo a hacer la digestión, además, con la poca actividad físicas que solemos hacer después de cenar no conviene añadir calorías extra. Nada de caprichos a todas horas!

5. La merienda no es la fiesta de la bollería:

La merienda debe contener algo saciante que nos ayude a llegar a la cena sin que nuestro estómago ruja, los dulces Navideños no lo son, mala suerte, la bollería no nos quita la sensación de hambre por lo que podemos comer, comer y seguir comiendo que no nos sentiremos llenas del todo. 

6. Si te gusta hacer dulces caseros la solución está en congelar y regalar:

Esto resulta ideal para las blogueras gastronómicas, llegará la Navidad y tendrán una mesa dulce de lo más variada, sin que ni un gramo de todo ello acabe en sus cartucheras.
Lo de regalar ya se que es comprometido… pero aquí cada una se ocupa de ella misma, si el resto le da por comer y comer que más darán unas cuantas galletas caseras más?

dulces de navidad7. Los niños son niños, pero también pueden padecer diabetes y colesterol alto:

Ya se que es una época muy mágica y bonita para ellos y que a veces cuesta decir que no, pero que sean pequeños no quiere decir que tengan un metabolismo a prueba de bombas, tristemente el porcentaje de obesidad infantil ha crecido espeluznantemente en los últimos años, así que nada de sobrealimentarlos.

8. Haz la lista de la compra antes de ir al supermercado y cíñete a ella:

Si normalmente ya nos bombardean a publicidad encubierta y colocan las cosas de forma estratégica para que piquemos pues imagínate en esta época del año…

9. Menos es más:

En caso de duda esto vale para todo, si haces corto de dulces Navideños y embutido seguro que hay un par de yogures y algo de fruta en la nevera…. así que compra con cabeza, la semana que viene toca volver a ir al súper y seguirá habiendo más de lo mismo.

10. Repítete a ti misma una y otra vez, ya tendré tiempo de comerlo en Navidad:

Porque no nos olvidemos, no estamos diciendo que no podremos comerlo nunca más en la vida, tendremos 5 comidas para ello y si empezamos tan pronto ya lo tendremos aburrido!


Créeme, si lo sigues a rajatabla no tienes nada que temerle a este mes de Diciembre y a la Pre-Navidad, llegará el 25 y desearás lucir modelito más que cualquier otra cosa! Nos vemos el viernes!!