Claves para cumplir los buenos propósitos de año nuevo

Por fin terminaron las fiestas, ayer fue el último día en que la agenda social nos brindaba otra excusa más para abordar otro día el comienzo de los buenos propósitos de año nuevo.
Y es que cada año caemos en lo mismo, que si este año me pongo a dieta, que si voy a comer bien, etc, pero a la hora de la verdad demasiadas veces se terminan olvidando los buenos propósitos al pasar un par de semanas de enero.

Así que a continuación os dejo con las Claves para que este año consigáis cumplir sí o sí con los buenos propósitos de año nuevo.

1. No repitas errores, nada de insistir con aquello que no te funcionó:

Si la última dieta súper estricta que empezaste terminó causándote una terrible ansiedad y terminaste por   asaltar la nevera con su consiguiente efecto rebote, prueba con una menos estricta ni que al principio no veas tantos resultados o, simplemente, opta por modificar poco a poco tus hábitos alimenticios.

2. Márcate objetivos asumibles y realistas:

No adelgazarás 10 kilos en 3 días, y sospecha de cualquier fármaco o plan que te lo prometa, las cosas llevan su tiempo y para no desanimarte es indispensable que te marques un calendario que puedas cumplir.

alimentación saludable


3. No mitifiques ciertos alimentos:

El chocolate no hace desaparecer los problemas, ni el helado cura los disgustos amorosos, son solo alimentos, no tienen propiedades añadidas y son solo el recurso fácil para intentar tapar los problemas.
Viene a ser lo mismo que esconder la suciedad bajo la alfombra y si no lo harías en tu casa tampoco lo hagas con tu alimentación.

4. No comas por comer:

Da igual lo aburrida que estés, lo apetecible que te parezca picotear algo mientras ves la tele o la de tentaciones que tengas en la despensa, hay 5 comidas diarias así que no te inventes más.

5. Deshazte de todos los dulces navideños sobrantes:

Para algo se llaman navideños, solo se toman en Navidad como ocasión especial, si han sobrado siempre puedes congelarlos, regalarlos o donarlos pero que no terminen en tus cartucheras.
Desayunar Panettone medio enero no es muy buena idea y menos darle al turrón de chocolate después de cenar.

dulces navideños


6. No te excuses con que vas al gimnasio para comer más de lo necesario:

Hace tiempo ya hablamos de ello, tendemos a subestimar la capacidad de nuestro cuerpo, realmente funciona con mucho menos de lo que nos imaginamos y por lo que podamos quemar en el gimnasio no debemos sobrealimentarlo.

7. Elige con un poco de cabeza cuando comes fuera de casa:

Aunque puedas elegir algo que te apetezca intenta seguir manteniendo cierto equilibrio entre los diferentes grupos de alimentos y no pasarte con las cantidades ni abusar de las grasas o los fritos.
No caigas en el síndrome del bufete libre o lo que te parece que te estás ahorrando en la cuenta lo terminarás ganando en la báscula…

8. No abuses del alcohol:

Aunque nunca lo dirías, engorda igual o más que un postre y, si solo te tomarías un trozo de tarta, de copas rara vez nos conformamos con solo una así que bebe con moderación e intenta compensar un poco.

alimentos light


9. Alerta con los alimentos light:

Que sean más ligeros no quiere decir que sean libres de calorías, y, en ningún caso el subtítulo bajo en calorías debe convertirse en la excusa para comer mucha más cantidad de la que comerías si optaras por su versión menos ligera.

10. Aligera las cenas siempre que te sea posible:

Sí, ya se que en este país se presta muchísimo más a quedar para cenar para comer y que tenemos tendencia a querer pedir cosas más "especiales" cuando salimos a comer fuera, pero hay que dejar de asociar especial con plato calórico y contundente, hay una gran oferta de platos ligeros la mar de deliciosos.