Cómo conseguir un cuerpo 10: cuida tu alimentación (Parte 2)

Si en la anterior entrega de Cómo conseguir un cuerpo 10 hablamos de cómo motivarnos y empezar a ponernos a ello, hoy toca hablar de uno de los pilares que te ayudarán a conseguirlo, la alimentación.
Ya lo dicen, al fin y al cabo, somos lo que comemos, así que la forma en que nos alimentamos va a determinar en gran parte nuestro estado físico y nuestra salud.

Llegados a este punto y, si la genética no te ha dotado de un metabolismo a prueba de bombas, para conseguir el cuerpo de tus sueños no te vas a librar de tener que cuidar un poco lo que comes.
No se trata de estar a dieta de forma permanente, ya que a largo plazo se convertiría en una situación insostenible sobretodo emocionalmente, sino de comer de forma equilibrada y saludable.

Para ello os he preparado un breve resumen de los principales aspectos a tener en cuenta para llevar una alimentación equilibrada y saludable, hábitos que, además, te ayudarán a adelgazar, en caso de que necesites perder algunos kilos, sin apenas darte cuenta y con poquísimo esfuerzo.


Da igual de la forma que las tomes, puedes optar por tomarlas de golpe en un Smoothie Verde, o repartidas a lo largo del día.
Es importante, pero, que dentro de lo posible elijas fruta y verdura fresca y de temporada, de este modo aportará el máximo de sus propiedades a tu cuerpo y además lo notará menos el bolsillo.

Obviamente hay veces que esto no es posible y nadie va a arder en el infierno por tomar judías o guisantes congelados, pero intenta que sean alimentos procesados lo mínimo, y, no, no vale la piña y el melocotón el almíbar. 

Si la idea de tomarlas de golpe te ha gustado pero estás un poco verde con esto de los Smoothies, hace tiempo publiqué un post sobre todo lo que necesitas saber sobre los Smoothies Verdes y otro con algunas recetas de Smoothies Verdes.

5 raciones de fruta o verdura diarias
 2. Come frecuentemente y en pequeñas cantidades.

Sí, no podía faltar lo de las 5 comidas diarias, y, se que en teoría es algo que sabe todo el mundo, pero a la hora de la verdad casi nadie hace…
No vas a engordar más por comer más veces al día, al contrario, mantendrás tu metabolismo activo y no llegarás a la siguiente comida con hambre evitando el correspondiente atracón. 

Además, solo tiene que ventajas, se te quitarán las ganas de picar entre horas y hacer la compra en el super con el estómago lleno te evitará salir con el carro el doble de lleno de lo que necesitas y repleto de tentaciones. 

3. Toma proteínas pero sin abusar de ellas.

Ni se te ocurra prescindir de ellas, la proteína alimenta nuestra músculo y si no consumimos la cantidad necesaria empezamos a perder masa muscular con la consiguiente flacidez, pérdida de fuerza y agilidad.
Eso sí, come con cabeza, no hace falta tomar carne y pescado todos los días de la semana y, aunque las dietas proteicas suelen ser eficaces en muchos casos, no deben prolongarse en el tiempo ni hacerse de forma permanente. 

Y si, por el motivo que sea, no comes productos de origen animal, asegúrate de suplirlos adecuadamente con alimentos que contengan proteína de origen vegetal.

cuida tu alimentación


4. No elimines los hidratos de carbono de tu dieta.

Lo dicho en el punto anterior, por muy de moda que estén ese tipo de dietas, no puedes llevarlas de por vida y los hidratos de carbona son una parte muy necesaria de tu alimentación.
Lo ideal es tomarlos en el desayuno y la comida, para cenar es mejor prescindir de ellos si deseas perder algo de peso, sino puedes tomarlos en menor cantidad y en sus variantes más ligeras.

Siempre es mejor elegir productos lo menos procesados posibles, a poder ser integrales y ricos en fibra.
En el caso de las harinas no tengas miedo a atreverte con otras menos conocidas que la de trigo; la harina de espelta, la de lino, la de maíz y muchas otras también son aptas para elaborar muchísimas preparaciones, igual de ricas y mucho más fáciles de digerir.

Si notas que el pan te hincha en exceso no dudes en probar alguna alternativa al pan de harina de trigo, verás que pronto notas los resultados.

5. Bebe 1'5 litros de agua al día como mínimo.

Lleva siempre una botella de litro y medio contigo, toma algunos tes o infusiones durante el día, o aromatízala con algo de limón; da igual como lo hagas, TIENES QUE BEBER!
Estamos hechos en gran parte de agua y nos es completamente indispensable para vivir, la prueba de ello es que podemos permanecer más tiempo sin comer que sin beber, así que no tengas miedo de beber demasiada agua y asegúrate de mantenerte bien hidratada.

A los pocos días de haber cambiado de chip verás como empiezas a ver mejoría en la piel y una bajada de la retención de líquidos, además tendrás menos sensación de hambre y rendirás más al hacer ejercicio.

No obstante, si lo de beber 1'5 litros de agua al día se te hace una montaña, en este post encontrarás algunos trucos para beber más agua y en este otro ideas para aromatizar el agua y que te resulte más apetecible.

trucos para beber más agua


6. No abuses del azúcar.

Aunque no necesites bajar de peso, no es bueno para tu salud tomar un exceso de azúcar, además, resulta adictivo, cuanto más tomes más necesidad sentirás de tomar.
No es necesario que prescindas completamente de él pero si que huyas de los azúcares refinados, la bollería industrial, y, en general, de los productos muy procesados. 

Y, si tienes necesidad de dulce, mejor para desayunar que tienes todo el día por delante para quemarlo y así te aseguras de no llegar con ansias de dulce a la hora de la merienda.

Encontrarás más sobre la cantidad de azúcar recomendada en esta entrada, y, si estás pensando en sustituirlo por edulcorantes no te pierdas todo lo que necesitas saber sobre los edulcorantes.

7. Limita el consumo de grasas.

A lo largo del día solemos consumir muchos productos que, de forma más directa o menos directa, contienen un porcentaje de grasa que, aunque aparentemente pueda parecer pequeño, se va sumando y al final del día se convierte en una cantidad bastante significativa.

Así que, para reducirla sin tener que resignarte a no comer algunos productos, lo mejor es quitar de donde menos duele: yogures desnatados en lugar de enteros, no más de una cucharada sopera de AOVE al día, conservas al natural en lugar de en aceite, etc; y sentido común.

A que me refiero con sentido común, básicamente a compensar, si nos apetece algo de queso y no precisamente bajo en grasa pues compensar tomando pavo en lugar de otro embutido, por ejemplo.
La idea es no quitarnos algo por completo, simplemente no abusar y hacer un exceso tras otro. 

Y esto ha sido todo por hoy, no os perdáis el post de Ro sobre cómo reducir la celulitis

¿Necesitas ayuda? consulta los servicios de entrenamiento a distancia y coaching nutricional y, si ningún plan se adapta a tus necesidades escríbeme y lo hacemos a medida!
Y recuerda que hasta el verano puedes comprar el Pack especial Operación Bikini, que además incluye una mini guía de maquillaje para que te saques el máximo partido en verano y un menú de regalo.